lunes, septiembre 24, 2012

#25S: Rodea el Congreso ¿ir o no?


La verdad es que nunca esperé que la convocatoria de "Ocupa el Congreso", que más bien debería ser "Rodea el Congreso", fuese a tener la relevancia que parece que está alcanzando (casi 50.000 personas dicen que asistirán). Hay y ha habido bastante discusión acerca de si es acertado o no proponer una acción, aunque sea simbólica, alrededor del máximo organismo de representación ciudadana. Pero parece que la Delegación del Gobierno, el propio Gobierno y la Policía están empeñados en dar difusión a esta iniciativa a base de criminalizar la misma. Por ejemplo, se van a movilizar nada más y nada menos que 1.300 antidisturbios para tan magna ocasión. Para algunos esto es sospechoso, no sé si con razón o no. Ha habido bastante lío durante el verano acerca de la participación o no de grupos de ultraderecha en todo esto. Finalmente parece que el asunto se aclaró con la aparición de la Coordinadora25S. Pero sí, hay gente muy rarita que va a ir.

Hay que recordar que la Ley puede castigar a los organizadores de algo así hasta con un año de cárcel por impedir la celebración de una sesión en el Congreso. Pero es cierto que aquella norma se redactó pensando en golpes de Estado (con armas, militares a caballo y esas cosas españolas), y no en una avalancha de gente decidiese plantarse por allí pacíficamente, movilizada a través de una cosa llamada Interné (¿quién es el organizador?). No parece que sea posible aplicar esta normativa a esta situación, en principio.

En cualquier caso: ¿es recomendable atacar al máximo organismo de representación popular que tenemos? Se ha dicho que la única pretensión es manifestarse, no atacar ni ocupar nada. Esto ha sido aceptado por las autoridades, que permitirán la manifestación, aunque en un horario y recorrido bastante restringido. La siguiente pregunta es si, ideológicamente hablando, ese lugar es el idóneo para una protesta. Pues seguramente no, porque donde habría que insistir es en aquellos organismos y particulares que realmente tienen el poder y que no han sido elegidos por nadie. Pero ya está hecho y la gente habla de esto por la calle. Sí, gente de esa que charla de sus cosas con los vecinos cuando va a comprar el cupón de la ONCE. Si la difusión de la convocatoria ha llegado a ese nivel es que probablemente vaya a ser un éxito publicitario incluso con repercusión internacional.

Las manifestaciones de los "indignados", tal y como pudimos comprobar en Suiza, tienen gran repercusión en los medios extranjeros. Llaman mucho la atención, supongo que por la novedad. Una manifestación, por muy masiva que sea, de señores y señoras sindicalistas es algo que está demasiado visto, incluso en Europa. Pero eso de que gente de todo tipo y condición, especialmente jóvenes, salgan a protestar a través de una iniciativa surgida de forma más o menos espontánea es mucho más llamativo, más del siglo XXI. Tal vez haya que recordar que el objetivo de una manifestación es dar a conocer los problemas de esas personas que protestan. Todo lo que sea dar difusión al problema que vive España es sumar puntos.

Es decir, si la convocatoria es pacífica, abierta y está claro cuales son sus objetivos (o en este caso, cuales no lo son) y su convocatoria ha tenido una difusión notable... ¿Cuál es el problema entonces? ¿Es argumento suficiente el no ir porque vayan a ir raritos?

¿Vosotros qué opináis?

Más enlaces para el que se aburra: