jueves, noviembre 03, 2011

Ya soy Contratado Doctor

La docencia embrutece y si es con salsa boloñesa más

Pues eso. Que ya soy indefinido en mi universidad al ganar el último concurso posible de promoción de mi plaza. He contado por este egoblog de mierda casi todo el proceso de mis contratos laborales en la universidad desde el final de la tesis, pasando por la plaza de Ayudante, la de Ayudante Doctor y finalmente ésta, la de Contratado Doctor que es el equivalente laboral (no funcionario) a Titular y que permite (en mi universidad al menos) pedir complementos salariales como los quinquenios y los sexenios.



Las promociones de plaza, de existir en la universidad, consisten en una amortización de la plaza antigua que se sustituye por otra de superior categoría. El candidato se elige en un concurso público entre aquellos que tengan la acreditación correspondiente, de forma que si se presenta alguien con mejor curriculum, el que promociona se va a la puta calle ya que la plaza anterior desaparece. La comisión que decide la plaza está formada por miembros del departamento elegidos por sorteo más algún representante de los sindicatos. Si a alguien le parece que esto último beneficia, así dicho tal cual, al candidato de la casa es que no tiene ni idea de en qué consiste la universidad española.

Vamos, que tiene su riesgo realizar estas promociones de plaza. De hecho, en mi caso, se presentó una persona que había leído la tesis en 2010 y tenía más de 40 publicaciones (a media de más de 10 artículos por año y con chopocientos firmantes). Esto es otra cosa a comentar sobre el mundo científico, hay gente que trabaja en laboratorios donde todos firman las publicaciones de todos, de manera que tienen unos curriculums hinchadísimos y nada representativos del trabajo real de la persona en cuestión. Se habla mucho de que las plazas las ganen los "mejores", pero eso también es relativo, porque no parece tener sentido considerar a alguien como mejor en base a artículos que claramente no ha podido hacer, eso sin contar que su perfil sea es el más indicado para una plaza o no.

Bueno, en mi caso gané la plaza gracias a que mi currículum era mejor (o más apropiado) en docencia y razonable en investigación. Hablando de docencia, ahora mismo estamos liados con la dichosa y desesperante salsa boloñesa de mierda, como bien nos explica el señor don Hitler (Führer = Profesor) en el siguiente vídeo: 


Como dice el Führer, la investigación es menos estresante. Y si lo es, al menos uno aprende cosas nuevas, cosas interesantes y no como hacer papeleos, formar parte de comisiones, asistir a reuniones inútiles y evaluar competencias de mierda.

En fin, a pesar de los actuales y desbordantes mierdismos pedagógicos, la verdad es que no me puedo quejar, porque soy relativamente joven (33 años) para haber alcanzando un contrato indefinido de profesor en la actual y supuesta carrera científica y en medio de un clima de crisis, paro generalizado, fuga de cerebros (y de todo el mundo en general) e inminente advenimiento de una anto-lógica (denominación copépoda) caterva de lobos con piel de cordero. Y todo esto sin ser especialmente inteligente ni nada por el estilo, algo que lo hace aún más meritorio (escribiré algo sobre consejos que creo que puedo dar para gente que se inicia en estas lides).

Además, para mí este un objetivo tope ya que no tengo más ambiciones laborales. Lo que queda después de esto es ser funcionario: Titular y, si acaso, Catedrático. No tengo la más mínima intención de hacer nada especial para acceder u ocupar esos puestos. Me van a tener que obligar a pedir evaluaciones (¿más?) como la antiguamente denominada "habilitación". A mí me basta con tener un contrato digno con el que poder habitar en un piso en Madrid sin demasiados problemas.