domingo, febrero 13, 2011

Desastre atlético, para variar

Ay, Quique, ay...

Hace meses que no escribo nada de la actualidad atlética. Mmm... por si algún lector se extraña, aquí el menda es abonado y forofo (más o menos) atlético desde tiempos inmemoriales. En esta egoblogoirrelevancia suelo comentar algo sobre este tema muy de vez en cuando (ya sé que no gusta mucho y eso tampoco inspira).



Vaya, no he escrito nada sobre esto desde la primera jornada de Liga en la que el Atlético se plantó como líder. Poco antes logró la muy meritoria conquista de la Supercopa de Europa ante el todopoderoso Inter de Milán. ¿Quién iba a imaginar que aquel equipo, que demostró en ese partido tal superioridad ante el campeón de Europa, iba a terminar siendo eliminado de forma vergonzosa en la Europa League y en la Copa a las primeras de cambio y que iba a quedar descartado de la Champions a mitad de temporada? Pues sí, eso es lo que ha ocurrido. Para este equipo se terminó la temporada.

Y mira que en Navidad, que es cuando suelo comentar algo de como van los amigos, por aquello de si los entrenadores se comen el turrón o no, tampoco iban tan mal clasificados. A dos punticos del cuarto puesto:


Pero claro, si a la directiva le da por empezar a vender jugadores sin ton ni son, mal vamos. La incomprensible salida de Simao del club ha dejado al equipo cojo de uno de los lados. Aunque parezca mentira, porque a mí no me gusta como jugador, se nota también la baja de Jurado. Especialmente porque los sustitutos de estos dos han sido Elías y Juanfran, que son claramente jugadores de peor nivel. El entrenador, Quique Sánchez Flores, apoyado en parte por la grada, sigue empeñado en cargarse a la defensa, que tan buenos resultados empezó a dar el año pasado. Por ejemplo, a Domínguez, que iba para internacional, se lo ha follado y nadie sabe porqué. El centro del campo, con la excepción notable de Reyes, es un desierto futbolístico. Forlán, nombrado mejor jugador del pasado mundial, es no ya una sombra, sino un espejismo del que fue hace un par de años.

En fin, un desastre, para variar. Cuatro puntos en las últimas 7 jornadas (de 21 posibles). El irresoluble problema del milenio atlético sigue ahí. Véase como esta la clasificación ahora mismo:


Y el descenso a 8 puntitos, que conste.