miércoles, junio 18, 2008

Ciencia en España: Carrera científica

Ya comenté algo sobre la financiación de la Ciencia en España y tal vez me adelanté un poco. Muchos de los lectores de este blog, o de los visitantes ocasionales no sabrá de que coño va esto del profesorado universitario, los científicos, eso que dicen de la fuga de cerebros y toda esa mierda. Voy a intentar describir la situación de la manera más sencilla que pueda. Pido disculpas de antemano si lo que voy a decir no es estrictamente y absolutamente, si y solo si, correcto. Habrá fallos y cosas que no cuento por simplicidad. Recuerdo que lo que aquí se dice está sujeto a la tontería del que escribe y que no pretendo ser riguroso.

Primero unas pequeñas definiciones: investigador es aquel que investiga (en Ciencia) y profesor el que enseña. En general, estas dos categorías se confunden pero no son lo mismo. Uno de los problemas de la mal llamada "carrera científica" en España es la confusión entre estas categorías. En España, son los profesores universitarios los que hacen investigación (quitando algunos centros como el CSIC o algún otro) y se deja de lado la posibilidad de que algunas personas no hagan docencia o hagan menos en función de sus cualidades/aptitudes. Esto contesta a esa eterna pregunta de los estudiantes: "¿por qué da clase ese profesor que es tan malo?" Pues probablemente porque sea un buen investigador, tenga un buen curriculum y haya podido acceder a una plaza estable. Puede haber otras razones, claro, pero vamos a ser positivos.

Ahora mismo, la "carrera investigadora" puede resumirse, más o menos, en este cuadro que he hecho. Hay que tener en cuenta que el siguiente gráfico es a lo que nos enfrentamos los que empezamos en esto ahora mismo, y no ha sido siempre igual para todo el mundo:



Es un poco esquizofrénico, lo se. He intentando simplificarlo en lo posible. Hay muchas cosas que comentar. Lo primero es la fase predoctoral que es el gran bache, el escollo, el pozo. La tesis doctoral permite dar el siguiente paso, intentar acceder a algún puesto de profesor o irse al extranjero con algún puesto de postdoc.

Si se elige (bueno, si sale) la carrera estrictamente del profesorado universitario, empieza un proceso inacabable de concursos públicos y acreditaciones. Las plazas de profesor se convocan en concurso público, si se gana una de ellas, para poder ascender de categoría hay que convocar otro concurso, donde se puede presentar cualquiera. Cuanto más alto sea el puesto más posibilidades hay de que se presente alguien mejor que uno. Además, cada puesto requiere una acreditación que hay que pedir a la Agencia de evaluación del profesorado ANECA (hay otras agencias, de cada comunidad). Y esas acreditaciones se consiguen a base de méritos, especialmente investigadores. Esta medida, la de las acreditaciones, fue idea del PP y la verdad es que no fue mala, ya que impone un mínimo al profesorado, algo que antes no existía. Por ponernos en números, el primer contrato indefinido es el de Contratado Doctor, al que se suele acceder a los 35 años, más o menos, según el curriculum o posibilidades de cada uno. El sueldo de un Ayudante (4 años) es de unos 19.000 € anuales, el de un Ayudante Doctor (4 años) de unos 24.000 y el de un contratado doctor, de menos de 30.000 €. Todo más o menos, para hacernos una idea.

Si se elige el camino del postdoc (algo así como el camino de la Fuerza o del Jedi), hay varias posibilidades para volver a España: los contratos Juan de la Cierva (para un postdoc de dos años fuera) y los Ramón y Cajal (para gente que lleva más tiempo). Estas figuras son de hace muy poco, y son el nexo (repito, que hace nada no existía) entre la carrera estrictamente investigadora y lo que sea que se haga en España. Son contratos temporales (sin posibilidad de renovación) y los sueldos son del orden del del Ayudante Doctor y del Contratado Doctor respectivamente.

Existen miles de problemas en este esquema. Así puesto parece organizado, bien pensado y eficiente. Pero nada más lejos de la realidad. Unos cuantos problemas son los siguientes:
  • Las becas de los predoctorales. Actualmente, aquellas personas que quieran hacer una tesis doctoral, de forma profesional (ganando dinero por su trabajo) tienen que conseguir alguna beca de la universidad donde van a trabajar o del ministerio (FPU, FPI) o asociada a algún proyecto (esto es más raro). En los dos primeros casos el modelo, obligado por el Estatuto del Personal Investigador en Formación es de 2+2: dos años de beca y dos de contrato. La Unión Europea recomienda que se contrate a todo el mundo desde el principio, pero en España esto no se cumple. Mucha gente no entra o deja la carrera investigadora porque desde el principio los inconvenientes son demasiados, empezando por esos dos años de beca incomprensibles, porque no hay diferencia entre los dos primeros años y los dos siguientes (se trabaja igual y en lo mismo), por no hablar de los casos de siniestralidad entre becarios y similares y terminando porque conseguir una de estas becas supone ¡un año entero! Desde la licenciatura hasta que se consigue empezar a cobrar esta beca pueden pasar perfectamente 10 meses (julio-abril). Mucha gente en ese periodo, al final, acaba encontrando otras cosas, otros trabajos o se va al extranjero.
  • Enlazando con lo anterior, acceder a los distintos contratos (postdoc, Ramón y Cajal, Juan de la Cierva, etc) ofertados por el Ministerio español de turno (ahora es el de Ciencia e Innovación) supone unos tiempos de espera de meses. Las convocatorias salen una vez al año y pueden tardar 6 meses en decidirse, si el contrato anterior que tiene el candidato se ha terminado hace nosecuanto tiempo, pues se jode. Y así todos los saltos de categoría.
  • La denominada "fuga de talentos". Mucha gente que consigue un postdoc no se vuelve: en el extranjero se cobra muchísimo más y se trabaja mejor y con más y mejores medios. El problema viene cuando esa gente con perfil investigador quiere volver a España. Tienen que pedir una Ramón y Cajal y de ahí tienen que saltar a la sección de la izquierda del esquema, al profesorado a través de un concurso como profesor titular o como contratado doctor. La pregunta es: ¿por qué no existe una figura investigadora paralela a la del profesorado? No siempre es posible hacer este salto y muchas veces la persona en cuestión tiene que dejar una labor provechosa en investigación y un buen sueldo en el extranjero. Ese es uno de los problemas de irse, que la mayoría no vuelve, no porque no quieran, sino porque pierden demasiado.
En resumen, investigar es llorar. Esta es una profesión supuestamente bien valorada, el Gobierno español no para de afirmar que el futuro es el I+D, que se necesitarán 55.000 científicos en los próximos años, etc, etc. Pero con este modelo es imposible hacer nada porque poco menos que tercermundista. La precariedad de los investigadores es tal, que hasta el Gobierno, a través del Ministerio de Vivienda va a conceder a "investigadores" las mismas ayudas que a divorciados con hijos y con problemas económicos, a víctimas de malos tratos o a personas mayores. Mas claro, agua, o el chiste de Manel:


Es cierto que las cosas han mejorado bastante en la última década, pero vamos demasiado lentos. El modelo económico del país debería estar basado en el I+D y no en el ladrillo. Y ahora tal vez sea demasiado tarde, y se haya perdido el último tren del I+D, lo que había que hacer tenía que estar hecho hace una década. Ahora mismo, el recién estrenado Ministerio de Ciencia e Innovación tiene intención de aprobar, en los próximos meses, un Estatuto para el Personal Docente e Investigador (PDI, o sea todo el mundo comentado aquí, incluidos titulares y catedráticos) y la definición de la carrera del PDI. Además, tienen intención de "hacer evolucionar el actual modelo con función mayoritariamente docente a uno más flexible donde la función de transferencia e Innovación se integre en el conjunto de la enseñanza". A ver en que queda todo esto.

16 comentarios :

copepodo dijo...

Enhorabuena, creo que has sintetizado bastante bien la situación. Ojalá hubiese leído esto hace unos años, porque se tarda un tiempo en tener la idea global de cómo funciona esto.

Por comentar algunas cosas: ¿crees de verdad que el principal bache es la fase predctoral? Es cierto que aquí pincha mucha gente, pero a fin de cuentas aún eres relativamente joven y puedes "rehacer" tu vida. La situación de un investigador veterano que se ve a las puertas de la cuarentena y no consigue ser lo suficientemente competitivo como para conseguir un contrato estable pese a tener un currículum sovente es bastante más dramática (y mi principal temor).

Por otra parte (y a modo de reflexión personal) hay que comentar también otra de las presiones omnipresentes a lo largo de esta carrera: la escasez de oferta para la elevada demanda. Las opciones son tan limitadas que la competencia es brutal y el nivel de exigencia de méritos llega a ser desorbitado. Es cojonudo que los que consigan colocarse sean los mejores, pero se queda atrás gente muy válida por falta de inversión, como dices. De esta forma siempre está la sensación de que la carrera investigadora no puede ser una carrera normal, de gente normal con familia e hijos que trabaja sus 8 horitas al día, no: si quieres ser investigador casi se te exige que curres cada día hasta que no puedas más para conseguir X publicaciones de impacto, que estés dispuesto a pasar 2 años como quien baja a por pipas o que te eslomes por un sueldo injusto de tiempo parcial cuando toque.

Hay muchos precarios que incluso te justifican esta forma de vida, pero desde luego a mí me parece muy triste.

eulez dijo...

Sí, esto es algo que debería explicarse en algún momento a la gente que entra. Pero no se hace.

Creo que el principal bache es la fase predoctoral. Una vez conseguida la tesis está la posibilidad de trabajar en el extranjero, que siempre existe y funciona. Es cierto que la situación personal de cada uno nos impide decir: "ancha es Castilla" y "tirar paral monte"... pero ahí está, algo que no puede decir todo el mundo... Y en el extranjero no les importa la edad que tengas.

En cuanto a lo de la oferta y la demanda, en España tenemos el problema de la generación del babyboom, los mayores de la generación X. Todos ellos están accediendo ahora a los puestos de titular y Ramones y Cajales, de forma que es imposible que los que están por debajo se estabilicen si estos todavía no lo han hecho. Como visión positiva: hay una generación entera que accedió a estos puestos en los 70 y que se tiene que jubilar en los próximos años.

Lo que más me indigna es eso que comentas de que hay becarios que justifican su situación. Es como las mujeres maltratadas cuando justifican a su marido. Al final, va a tener razón el ministerio y es que este es un colectivo maltratado. El primer paso a la normalización es que todo el mundo entienda que este es un trabajo como cualquier otro y que tiene que tener los mismos derechos y obligaciones. Ahora mismo hay muchas obligaciones (la locura de los papers, acreditaciones, etc) y muy pocos derechos.

Sobre lo de las publicaciones creo que escribiré algo en otro post porque también tiene tela marinera.

Ulises dijo...

Lo siento, he empezado a leer pero enseguida me he deprimido y he parado de leer

Pues nada, voy a intentar olvidar lo que he leído y a continuar estudiando e intentar olvidar el tema ese de pasarme a letras XD

Franwerst dijo...

En fin... un poco de depresión si que da cuando uno se pone a mirar estas cosas con detalle. Yo también creo que lo has resumido bastante bien... y también me hubiera gustado ver algo como esto antes de empezar la carrera de física (aunque si le hubiera hecho caso o no ya es otro cantar)

Me parece que el principal problema por el que no se considera el trabajo de investigador como un trabajo normal es que no se quiere. Nos guste o no, en España tal y como están las cosas hoy (economía dependiente del ladrillo y del turismo, y miles y miles de intermediarios que trabajan en yo-que-se-que) no hay sitio para los investigadores. En las empresas no hacen falta porque apenas se investiga y estoy seguro de que un porcentaje muy bajo de los doctores españoles acaban trabajando en la empresa privada. Esto no debería ser así en un país que quiere tener una economía fuerte y competitiva, o pintar algo a nivel internacional, pero no veo indicios de que vaya a cambiar la situación al menos a corto/medio plazo (ojalá me equivoque)

En la universidad tampoco hay mucho sitio que digamos porque hay pocas plazas fijas y las que hay son de por vida, así que si uno se saca una plaza "fija" la "bloquea" hasta que se jubile. Y como además son plazas de funcionario da igual si una vez conseguida el trabajo se hace bien o se hace mal (por lo general se hace mal.. o mejor dicho, vamos a decir que se hace peor que cuando se quería optar por la plaza). Y los profesores universitarios no son de los que se jubilan anticipadamente a los 60 precisamente.

Y como investigador sin relación con la docencia como bien dices "ERROR: case not found"

Conclusión: el estado se gasta un montón de recursos en formar a doctores investigadores y luego no hay donde meterlos. Y claro, el que no se resigna a abandonar su carrera se ve empujado a emigrar a países donde sí se investiga, o bien a matarse por esos pocos puestos que hay. Y claro, como mencionaba copepodo el que no tiene suerte, enchufe, o no llega a los niveles que se requieren pues se jode y se tendrá que resignar a la fuerza a cambiar de carrera (sin experiencia "laboral" y con una cierta edad)

A veces emigrar no es tan malo, aunque en España nos cuesta mucho irnos. No sé si en otros países están tan apegados a lo suyo. Aun así supongo que la investigación no es el único campo en el que esto pasa. Si se quiere ser un experto en derecho europeo imagino que habrá mejores oportunidades en otros países y si a uno le gusta cazar ballenas o trabajar en una petrolífera supongo que lo mismo.

Y que conste que no soy de esos que decís que justifican unas condiciones de mierda para los investigadores en España... solo me parece que no se quiere que haya mucha gente porque por desgracia no hay donde meterla... y la mejor forma de tirar gente para atrás es poniendo zancadillas (esto lo aprendí en el primer ciclo de CC. Físicas en la UCM)

En cuanto al mayor escollo me parece que viene después de los postdocs. Conseguir una tesis no es del todo imposible, mucha gente lo hace... postdocs también hay, sobre todo por ahí (en este artículo en el que se habla de la astrofísica se dice que hay aproximadamente tanta oferta como demanda si uno no se quiere restringir a un determinado país) y las tortas vienen a la hora de conseguir algo más estable a posteriori.

En fin, también estoy de acuerdo con Eulez de que la cosa en España ha mejorado bastante en los últimos años (y si no podemos mirar por ejemplo cómo están los investigadores en Italia, cobrando 800 euros y sin seguro médico ni beneficio social alguno) pero no sólo tiene que haber mejores becas doctorales, sino que para mí lo esencial son más puestos laborales orientados a generar desarrollo, innovación e investigación... vamos el último escalón de la llamada carrera investigadora.

César dijo...

Muy bueno el diagrama Eulez, pero me gustaría aportar un par de cosas. En lo que pones parece que el CSIC es residual, y hace un porcentaje muy elevado de la investigación en España. Es la salida laboral que existe en España para poder investigar sin necesidad de impartir docencia. Y no se precisa de acreditaciones para acceder a un puesto de Científico Titular, Investigador Científico o Profesor de Investigación del CSIC. Además, parece que quieren potenciar el CSIC bastante en los próximos años. Respecto a lo de la acreditación, sólo aclarar una cosa. Por lo que pones parece que hay una pirámide en la que progresan los mejores, y eso no es así. Lo que hacen las universidades es más perverso (UCM por ejemplo). Sacan la plaza a la persona de dentro cuando está acreditada, y a partir de ahí no se deja mucho margen para la competencia. Si entras en la Universidad (de ayudante por ejemplo) y tu departamento te apoya no sueles necesitar ser mejor que los demás para ir progresando en la escala, con ir acreditándote y con un currículum normalito vas progresando en la escala hasta el puesto de profesor titular. No existe una pirámide para acceder a los puestos, lo que existe es una lista de espera y un balance de poder entre los departamentos y los grupos.

En este país investigar es llorar y lo más grave es que un doctor no tenga una salida digna a la empresa privada como ocurre en el resto del mundo civilizado. De hecho en el 'primer mundo' lo dificil es mantener a alguien en la carrera investigadora porque la empresa privada es más atractiva (lucrativa).

Por lo demás, amén a lo que dices y a lo que comenta la gente.

César

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Comentario "breve" de algo que extenderé en futura entrada.
Como diría el profesor Levitt, esto es un problema de incentivos. En una sociedad democrática capitalista todo funciona por incentivos. En cuanto a I+D las empresas todavía no le han sabido ver los incentivos a investigar aquí, y por otro lado los incentivos en la academia son inadecuados.
Un profesor de Universidad el único incentivo que mantendrá durante toda su carrera es estar tranquilo, no tener jefe y hacer un poco lo que le de la gana, dado que el sueldo es normal y los incentivos sociales o morales tampoco es que sean como para echar cohetes. Puede tener una vocación enorme, pero mi experiencia me dice que hasta eso se enfanga en burocracias y ausencia de catalizadores. Es decir, que si el incentivo es vivir tranquilo todos terminan viviendo tranquilos, más pronto o más tarde.
Por otro lado, las empresas no saben para qué demonios investigar y nunca se llevan a los más competitivos en ciencia, ya que los más competitivos siguen la vía de la academia y terminan tranquilos. Las multinacionales investigan en países con alto nivel de inglés y baja fiscalidad, porque les viene bien desde un punto de vista de mercado y de globalidad. El resto de empresas o no tienen entidad suficiente o prefieren externalizar la investigación para no mantener departamentos (total, si le piden algo a cualquier Universidad se lo van a hacer profesionales mantenidos por el estado), lo cual hace imposible un sector privado en I+D...Con 7500 nuevos doctores por año a muchos nos tocará montar un kiosco de pipas....

videodromo dijo...

Como diría Ash de ALIEN el octavo pasajero: "vuestras posibilidades de sobrevivir son nulas, pero contaís con toda mi simpatía"
Os admiro profundamente por perseguir un sueño, y siempre tendreís en mi hombro un lugar en el que reposar la cabeza y porder llorar, al igual que teneís un par de orejas para escuchar todos vuestros problemas.
Es alucinante que el sistema os maltrate de esta menera

eulez dijo...

Gracias a todos por comentar.

Sobre lo que dice César del CSIC, no estoy muy de acuerdo. Más que nada por lo que comenta Roke. El problema es estructural. El CSIC estará muy bien y todo eso, pero habría que potenciarlo muuucho más. Acceder a una de esas plazas de "Científico" es demasiado complicado. En general, mi opinión esta bastante de acuerdo con lo que comenta Roke. No hay donde meter a 7500 doctores cada año. No hay infraestructura, por mucha ley de la Ciencia que hagan. Todo son parches.

Sobre lo de las promociones del profesorado. Sinceramente, creo que la universidad debería tener un punto más empresarial, especialmente en la gestión del personal. En ese sentido, la "endogamia" es algo totalmente natural en la empresa privada. Cuando alguien funciona bien en una empresa, quieren mantenerlo. Incluso algunas empresas dan dinero a sus empleados para que les recomienden gente para contratar. Esto es endogamia pura y dura y nadie la ve mal. El problema es que el sistema universitario de "méritos" esta corrompido y no tiene sentido. Los departamentos quieren quedarse con la gente de dentro: les conocen, pueden ser hasta amigos y no les vas a echar a la calle. ¿Por qué en cualquier otro trabajo eso se ve normal y en investigación no? Es cierto que esto era una lacra antes de las acreditaciones porque no hacía falta nada para que alguien se consiguiese el puesto. Pero ahora hacen falta unos criterios mínimos, que son suficientes. Cualquiera que quiera acceder a un contrato indefinido tiene que tener una tesis doctoral y una decena de artículos publicados.

Y si hablamos de "excelencia" o algo así, que los puestos los tendrían que ocupar los que mejor cv tuvieran, pues totalmente de acuerdo. Pero ¿acaso en las empresas los puestos los ocupan los más diligentes? La respuesta es claramente no. Hay otros muchos factores que deberían influir en la eleccion del PDI. Por ejemplo: ¿por qué no se hacen entrevistas a los candidatos? Los departamentos están llenos de gente rara, pero rara de verdad. ¿En eso no piensa nadie? Alguien puede ser muy bueno investigando pero un mal docente o viceversa. O puede ser un tipo/tipa problemático (esos abundan en la universidad), de esos que joden los departamentos. Vamos, aunque sea Einstein, no merece la pena tener a alguien así.

Creo que en investigación esta sobrevalorada la "excelencia". En serio, creo que hace falta más dinero, más infraestructura y más gente. Y no todo el mundo es Einstein. Esto es una equivocación. Pensar que todos los que hacen investigación tienen un coeficiente intelectual de 250. No es necesario. Hace falta "clase media", gente eficiente que trabaje mucho y bien. Y ya está. Y no le puedes pedir a todo el mundo que se vaya 10 años al extranjero y que publique 50 "Natures". Es necesaria una masa crítica de gente que se dedica al I+D y que sean considerados trabajadores como cualquier otro. Esa es la que genera, con el tiempo, patentes y conocimiento aplicable a la industria.

eulez dijo...

Roke ha escrito un artículo (extenso) sobre el tema de la inexistente carrera científica. En él viene detalladas las cosas que digo en el post y con referencias, para el que tenga interés.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Buenas, un apunte rápido para el que le interese, parece que el tema de la carrera investigadora en EEUU está empezando a hacer aguas (nada en comparación con Spain, claro) según los datos de postdoc en situación de tenure-track (de forma más intensa en biomedicina). Lo desarrollo más aquí para los más avezados.Abrazo

Jorge dijo...

Buen resumen, te lo dice uno de la vía exilio.

Julián dijo...

Me parece un buen resumen. Con todo, creo que es importante remarcar que se pasa de "estándar": sería la trayectoria de alguien que va muy bien y que en cada momento es capaz de enganchar siempre la fase siguiente, algo que está al alcance de pocos.
Si no se consigue a la primera la predoc, o la posdoc, o no se consigue ayudantía, o de la cierva/cajal (o tarda más en conseguirse), quedan en medio espacios en blanco que frecuentemente se consiguen ocupar con contratos de asociado, becas de instituciones varias, proyectos varios y otras cosas "pa ir tirando". Años cotizando poco, sin paro, con dificultades serías para establecerse... en los cuales muchos abandonan, especialmente si tienen pareja (no digamos si tienen hijos).
También es verdad que investigar es una opción libre, que en cierto modo es un privilegio y que la situación ha mejorado mucho en los últimos años (sueldos, cotización, nuevas figuras y programas).
Una última nota: lo que dice César tiene un parte de razón, pero debe matizarse. Hoy en día no estan fácil hacer carrera a la sombra del apoyo de un departamento. Estoy pensando p. ej. en las pruebas de habilitación (bien es cierto que se han vuelto a modificar) o en casos recientes en que los candidatos de casa se han quedado fuera porque llega gente de fuera más potente.

eulez dijo...

Hola Julián, gracias por comentar. Dices lo siguiente:

"...investigar es una opción libre, que en cierto modo es un privilegio."

[Bocinazo] Esto es un problema de concepto, no podemos ni debemos considerar que investigar es un privilegio ¿es un privilegio trabajar? Yo que creo que no. Es una obligación y una necesidad, pero no un privilegio. En base a que investigar se ha considerado siempre un privilegio para ricos y para genios tenemos las condiciones laborales actuales. Las mejoras solo han llegado cuando ha empezado cierta concienciación por nuestra parte y cuando los gobiernos se han dado cuenta de que necesitan incorporar la investigación a la red productiva del país.

Enunciado el dogma, totalmente de acuerdo con lo demás. Tal vez no haya dejado claro en el post que los "pasos" están salpicados de intervalos temporales donde no se cobra o se cobra mal. Sangrantes son, por ejemplo, los tiempos que transcurren entre que uno pide al ministerio una beca predoc o postdoc hasta que se la dan. Eso si te la dan, claro. Vamos, yo sigo en esto porque me ha ido bien (dentro de lo que hay, claro), que si no lo habría dejado hace tiempo.

Vamos, un desastre... aunque parece que ahora están intentando hacer algo. A ver en que queda

Julián dijo...

Bueno, no se trata de que investigar sea un privilegio, sino que dedicarse a un trabajo por el que se siente vocación, tal y como están las cosas, es un privilegio, o si prefieres una fortuna. Debí formularlo así.
En efecto, lo de las becas, sobre todo las postdoc, es de escándalo: meses esperando a que de golpe te dén, o no, una beca y salir pitando a EEUU, Italia o Pernambuco. Resoluciones que tenían que salir en septiembre y en noviembre no han salido...

PenPen dijo...

Hola! No lo podías expresar mejor. Hay que luchar muchísimo por una miseria y encima estar agradecido, sin nombrar a los encargados de realizarte los papeles que o los hacen mal (como es mi caso), o te regañan porque tienen que trabajar... y así te tiras días y días con el corazón en un puño porque te han preconcedido la beca después de miles de papeles para solicitarla y de gastarte el dinero en matríclas y certificados, sin saber si el señor/a de turno te va a poner el sello y/o firma a su hora.
De verguenza... Pero te diré una cosa. Yo soy Ingeniera y a parte de tirar por este camino espinoso porque me gusta la investigación y la docencia, lo hago porque la empresa privada está igual o peor. Casi que tienes que ponerte de rodillas para que te den el trabajo (después de acreditar idiomas, titulaciones varias y experiencia laboral) y luego dar gracias por estar trabajando con unas condiciones deprimentes, más de 12 horas al día y un salario irisorio... (aquí te pagan la miseria de 800€ al mes, no llegas a los 1200 hasta pasados 3 años).
Yo creo que lo que hace falta es más gente que se de cuenta que no hay que estar agradecidos porque te estén pisoteando, y un poco más de verguenza en general, que no hay ninguna
A ver si vamos siendo más y los vamos poniendo firmes jejejeje
Un saludo y ánimo!

eulez dijo...

Estimada Penpen, a ver porqué te crees que yo estoy metido en la Universidad ¡porque me vi la situación de la empresa privada y salí corriendo a la mínima que tuve! Además me pilló la crisis de las puntocom en 2002, así que el patio estaba muy mal. Puedo asegurar con cierta seguridad que si las empresas de este país hubiesen sido medio potables yo no estaría donde estoy ahora mismo porque no habría tragado lo que he tenido que tragar.

Por cierto, hace más de 3 años que se escribió esta entrada ¿algo ha cambiado? Nada, no ha cambiado nada. Ni han arreglado el problema de las convocatorias (que está peor ahora), ni el de la carrera investigadora en general. Por no hacer no han hecho ni lo del Estatuto del PDI. Patético.